A Uribe lo traicionaron los huevitos

Opinión de
Érika Prieto Jaime
erikaprieto@victorcorrea.com.co

cepedaAl comenzar el debate creíamos ver una vez más cómo el papel del Polo Democrático en el Congreso pasaba por una oposición sin fuerza y desprestigiada por los medios, el debate del Senador Cepeda seria únicamente de él y su bancada que se encontraba completa, representantes y senadores del polo con su presencia le mostraban todo su apoyo.

En ese momento era un hecho que abrían unas intervenciones seguras, que responderían a las expectativas de los votantes pero que no asumirían el peso de este debate, mientras que la mayoría permanecería en silencio evitando hacer viento, no sea que corriera el fuego hacia sus pajas.

El hecho que más nos llenó orgullo fue escucharlo decir una y otra vez el nombre que tenía prohibido, como prueba de razón en lo que llevaba argumentando por semanas y generando un precedente para los próximos debates.

Tal vez llevábamos mucho tiempo viéndolo jugar, es un hombre que nunca responde, que jamás da explicaciones de lo que se le cuestiona y se dedica a señalar a diestra y siniestra. Justo ahí perdió el debate, cuando fue tan previsible que lo hizo una vez más y esta vez le costó algo que seguramente  nunca estuvo dispuesto a pagar y fue que el Senador Cepeda se saliera con la suya.

Ya no era Cepeda vs Uribe una pelea personal, así  de esta manera lo pretendan mostrar aun los medios de comunicación y traten de poner otros perdedores buscando desviar las miradas. Este  fue el debate de muchas voces: Juan Fernando Cristo, Ministro del Interior; Claudia López, Senadora de la Alianza Verde; Horacio Serpa, Senador del Partido Liberal Colombiano, Carlos F. Galán y Fernando Lara, Senadores de Cambio Radical; Jimmy Chamorro y Mauricio Lizcano, Senadores del Partido de la ‘U’. Ahora sin moderaciones precedidos de tan  estratégica defensa.

El gran perdedor del debate fue Álvaro Uribe, ya que no existe una sola forma de perder:

  1. Un hombre que se creía intocable fue tocado.
  2. La leyenda del “berraco” terminó, ahora tanta gente le dice cobarde como personas escucharon su defensa echa por 2 mujeres alteradas y 2 izquierdistas conversos, uno de ellos primo del narcotraficante Pablo Escobar.
  3. El debate tuvo fin con la petición de verificación de quórum por parte del Centro Democrático, en el estratégico momento en el que las últimas tres intervenciones fueron para sus contradictores.
  4. Desmintieron los hechos narrados en su defensa el General Herrera Berbel y los familiares de Guillermo Cano, dejando cada vez más claro el panorama.
  5. El debate salió de la figura de Uribe y debeló la connivencia entre el estado y los paramilitares, se habló del inicio, la evolución y el triunfo del proyecto paramilitar, su participación en el ejecutivo y el legislativo. La gran conclusión del debate fue encontrar el verdadero motor del paramilitarismo, que no es más ni menos que el NARCOTRAFICO.

Ahora Uribe es víctima de su propio invento de  sus acciones y silencios cómplices mientras ocurría el genocidio de la Unión Patriótica, y si bien la entereza del hombre que se paró a contar una verdad que no quería ser escuchada en un país sin memoria, es  suya de su recorrido por el mundo y su lucha por todas las victimas de crímenes de estado. Con seguridad afirmaría desde mi experiencia personal que este debate lo impulso un  Renault9 blanco el 9 de agosto de 1994

Mientras reflexionaba sobre  el debate del paramilitarismo, pensaba lo mucho que pesa en la definición del ser  humano, la figura de los padres, y a Iván no le enseñaron a odiar, le enseñaron a amar, a servir, a luchar, y a crear; un día le di las gracias en Cartagena durante la cumbre de los pueblos, por lo que hacía en general, hoy se las doy por este primer paso por el camino de la verdad indispensable para la paz y le recuerdo que su bandera es la alegría.

Deja un comentario