Aquí no necesitamos construir más clase media, necesitamos más vida digna

 

Por Edwin Arias Valencia
@EJariasV

Nos han querido vender la guerra como nuestro mejor futuro, nos han querido vender agua salada del mar de lágrimas que hemos derramado por culpa de la guerra y la violencia, para calmar la sed de justicia que por años llevamos buscando, pero los jóvenes sabemos, o intuimos, que la justicia está en decirle SÍ a la paz y cerrarle la puerta a la guerra, que nos ha desangrado durante décadas, muchos hemos perdido hermanos, otros han perdido madres y padres, y muchos otros han perdido a sus hijos, pero no quiero creer que hemos perdido ya, sin remedio alguno, la esperanza y las ganas de construir un mejor país y en paz.

El país no puede seguir el triste delirio de quienes llevan fecundo el odio en sus corazones, a quien transpira guerra desde la mañana hasta el Congreso; la única vez que se aprobó un plebiscito en Colombia la familia Uribe también ganó, así, como cuando la madre del innombrable, (no le estoy mentando la madre), participó activamente del plebiscito del 57, que llevó a la participación política de las mujeres y a su madre (no se la estoy mentando), Laura Vélez, a ser Senadora de la República, pero esta vez los que esperamos ganar con el SÍ a la paz somos todos: colombianos y colombianas.

Poco a poco, vamos avanzando en hacer las cosas chiquitas, que no acabarán con la miseria de mi familia, 7 mil millones, ni nos sacaran del subdesarrollo, pero que demuestran la alegría de hacer, de la que nos hablaba Galeano, que demuestran, que la esperanza cabalga por nuestras tierras con banderas de futuro y paz, ejemplo de esto, es Rafael Correa quien fue Ministro de Economía y Finanzas, en el Gobierno de Alfredo Palacio, en donde hizo oposición férrea a la firma de un TLC de Ecuador con EE.UU. Así como Correa, el buen Pepe Mujica también fue Ministro, pero, de Ganadería, Agricultura y Pesca en el gobierno de Tabaré Vázquez.

Es necesario que avancemos en la convergencia nacional por la paz, que respaldemos a Clara López en su ministerio del trabajo, que, como Correa o Mujica podría marcar un nuevo futuro para nuestro país, para la construcción de paz y generar ese nuevo escenario, que demostrará que las cosas en este país SÍ se pueden cambiar. Que demostraremos, con participación y movilización social que la gris realidad que han pintado para Colombia la podemos hacer pasar por el prisma de la justicia social y pintar de paz y de dignidad nuestro presente y futuro.

Etiquetas

Deja un comentario