Carta a Juan Manuel Santos sobre Ley Estatutaria en Salud y su respuesta

Medellín, 17 de enero del 2015

Señor

JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN

Presidente de la República

 

Señor

ALEJANDRO GAVIRIA

Ministro de Salud

 

Asunto: Solicitud de sanción de la Ley Estatutaria en Salud

 

Cordial saludo

Decía el Profesor Héctor Abad Gómez desde mi Alma mater, la Universidad de Antioquia, en uno de sus programas radiales que los políticos debíamos ser ante todo poliatras, médicos de aquel organismo colectivo llamado sociedad, haciendo los adecuados diagnósticos para poder prescribir los tratamientos indicados. Esta importante afirmación sí que toma vigencia cuando a los temas de salud nos referimos. Nuestro sistema por todas partes expresa la sintomatología de un organismo profundamente enfermo en falla multisitémica, la incapacidad para implementar las acciones de salud pública necesarias para la contención de epidemias, la falta de vinculación del sistema para la construcción de salud desde los territorios, las pobres -por no decir nulas- dinámicas de implementación de las acciones de APS y educación en salud, la falta de sinergia y presión del Ministerio frente a otras entidades que, por su accionar, comprometen la salud de los colombianos, los problemas laborales del personal de la salud,  la crisis financiera de la red pública y privada, la sospechosa afectación patrimonial de muchas EPS, la promoción del negocio por sobre el derecho, la negación sistemática de servicios, los paseos de  la muerte, la concentración de la oferta hospitalaria que, regida por el mercado, ha dejado abandonada buena parte del territorio; la falta de articulación de la red, el colapso de las redes de urgencias, el cierre de servicios esenciales como maternidad, pediatría, ginecología, justificados en la baja rentabilidad;   la corrupción en todos los niveles, los problemas de formación y enfoque morbicéntrico de los profesionales de la salud, las constantes y muy justificadas protestas, entre muchos otros  elementos son los asuntos de los cuales un buen poliatra debería tomar nota en una revisión de sistemas y un buen examen físico.

Lastimosamente nuestros médicos poliatras, que por supuesto los incluye, han prescrito en los últimos años tratamientos absurdos, contribuyendo antes que a resolver estos síntomas a exacerbarlos y agudizarlos. Los llamados paños de agua tibia de las pasadas leyes, incluyendo la fallida propuesta de ley ordinaria, han contribuido a mantener viva la estructura de base de esta enfermedad que sufre la salud de los colombianos, construyendo un cuadro clínico larvado que lleva décadas. Puedo comprender la complejidad de la enfermedad y del organismo a tratar; lo que es inaceptable para cualquier profesional, incluyendo a aquellos encargados de diseñar las políticas de salud pública, es insistir en un plan de manejo que no funciona.

Recientemente el país se vio abocado a otra discusión generada por la ley estatutaria en salud, yo mismo en principio no la compartía, pues nuestra propuesta, aquella construida con los movimientos sociales desde la Alianza Nacional por un Nuevo Modelo de Salud, era sin duda más profunda, sistemática y acorde con los síntomas y el diagnóstico que se le puede hacer a nuestro modelo de salud, pero debo admitir ahora que tras la revisión de la corte constitucional, si bien no transforma de fondo nuestro sistema, ubica elementos útiles para contribuir al control de algunas de las manifestaciones de esta enfermedad que padecemos: la protección de la tutela, la no supeditación del derecho a la sostenibilidad fiscal, la extensión del control de precios de los medicamentos, la defensa de la autonomía de los profesionales hoy violentada por las EPS, la protección a la red pública hospitalaria amenazada por la exigencia de rentabilidad financiera, entre otros, son algunos de estos elementos.

Veo entonces con preocupación que ustedes se nieguen a sancionar esta ley. Les solicito, revestido por el mandato popular y constitucional que me otorga mi cargo como Representante a la Cámara, como interno estudiante de medicina, como activista, como miembro de la Mesa Nacional por la Salud, y más importante como ciudadano colombiano, que no permitan que se hunda esta ley, es su deber como es el mío trabajar por el bienestar del pueblo colombiano, y dejar que fracase esta ley, además de un irrespeto con el Congreso de la Republica, con la Corte Constitucional y con el Pueblo, es una muestra de falta real de voluntad por brindarle los cuidados necesarios a un paciente que lo requiere.

 

 

Amablemente,

 

VICTOR JAVIER CORREA VÉLEZ

Representante a la Cámara Por Antioquia

Polo Democrático Alternativo

 

 

Esta es la respuesta de Presidencia

 

Respuesta-Presidente a Victor Correa

Deja un comentario