Contra la doble moral

Isaac Buitrago
isaac@victorcorrea.com.co

Doble-moral

Lo que pasa en mi país siempre me ha causado un montón de curiosidades, risas y tristezas. En varias ocasiones he dicho que debe ser muy aburrido vivir en los países donde nunca pasa nada, es quizás por eso que entiendo a los extranjeros que vienen en busca de emoción a nuestras hermosas tierras. Pero lo anterior no quiere decir que no hay cosas que me desbordan y que incluso me generan más decepción que curiosidad. Para el caso de hoy y por estos tiempos existe una situación en especial que me ha generado particular desagrado y es esa doble moral con la que se quiere llevar el proceso de paz, incluyendo también a la que maneja el EX-presidente Álvaro Uribe Vélez, que por ser casi tan contradictor consigo mismo, y también porque sé que sus seguidores me tildarán de guerrillero, trataré primero su enfermizo accionar político, el cual abordaré mediante cuestionamientos para evitar volverlo el centro de este escrito.

Con respecto a esa constante afirmación: “están negociando con terroristas” ¿Se le olvida que usted negoció con los Paramilitares o es que ellos eran su ejército privado y por eso no los ve como terroristas? Diga de manera clara ¿Cuál es el problema con que Iván Márquez entre al Congreso de la República si usted dejó entrar a Mancuso? Su accionar, del cual hay evidencias, videos, fotos y declaraciones suyas, muestra claramente que no le ve nada de malo a negociar con grupos armados al margen de la ley, su único problema es que todavía no acepta que ya no es todopoderoso y que ostenta simplemente la calidad de senador, IGUAL que otras 102 personas.

Después de dicho lo anterior, voy a enfocarme en lo que realmente motivó a que escribiera estas líneas, esto es: la doble moral con la que se quiere llevar este proceso de Paz, el hoy presidente Juan Manuel Santos ha indicado de manera constante que las operaciones militares continúan y que no habrá lugar a un cese bilateral de hostilidades, porque bajo esas condiciones se instauró la Mesa de Diálogo entre el Gobierno Nacional y las FARC – EP. De lo cual se espera y se desdobla que no sea extraño el hecho de que ocurran y se den las prácticas que el conflicto Colombiano ha tenido durante su historia, mucho menos la retención de un General cuyas intenciones todavía NO son claras en las circunstancias en las cuales se dieron ¿O es que si ven a Iván Márquez caminando de civil al frente de la casa de Nariño o de la Cuarta Brigada le van a dejar pasar o lo van a invitar a tinto? Y antes de que alguien use el argumento de que el General no es un criminal, pues les cuento que en lugares de Colombia hay presencia insurgente que ha sido el Estado y como estamos en un CONFLICTO no hago el ejemplo por lo legal o no de su accionar, lo realizo porque ambos representan actores armados que se entienden como contradictores.

Creo que puedo seguir con esto toda la tarde y el siguiente a tratar sería el Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, que parece sentirse en la revolución francesa exhibiendo y haciendo alarde de todos los guerrilleros muertos o capturados. Pero abandona su cercanía con el pensamiento liberal-burgués cuando le parece una ofensa que se realice un debate sobre la obscena, atroz y vergonzosa práctica de los mal llamados Falsos Positivos, que ni son  Falsos ni son Positivos ¿Se le olvida que el límite del Estado es la ley? Si recuerda eso entonces le cuento señor Ministro que es obligación buscar la responsabilidad de estos hechos, que usted debería ser uno de los más abanderados de esto, porque con su actitud parece que le gustará un ejército que no respeta ni la Constitución ni la Ley, las cuales le recuerdo son desarrollo de la Revolución Burguesa y no de ningún comunista, ni mucho menos de un anarquista.

Pero antes de dejar que estas líneas sigan denunciando esta doble moral, voy a nombrar a mis iguales: los jóvenes. Creo, estoy seguro y voy a poner todas las fuerzas que tengo para poder decir, ver y sentir que esta es la generación que verá la Paz e incluso la transformación en este país. Por eso llamo a la juventud para que como un solo cuerpo se levante y grite: ¡BASTA YA! En este largo y desgastante conflicto somos nosotros los principales combatientes, por ellos debe nuestra voz ser la que más fuerte insista en la necesidad de terminar el conflicto por la vía del diálogo ¿será que tanto nos acostumbramos a esto que nos volvimos promotores del mismo? No lo creo y no lo voy a creer, mucho menos cuando la doble moral de Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos y Juan Carlos Pinzón la tenemos que pagar nosotros, porque claro está y esa es la muestra más grande de su doble moral que llaman a la guerra porque no son a ellos a los que se les derrama la sangre cuando la bala perfora la piel.

¡Cese bilateral para que la esperanza de PAZ pueda crecer!

Deja un comentario