Que descanse en paz Saludcoop

Los medios de comunicación registraron el día de hoy que existen por lo menos 22 oferentes para la venta de Cafesalud, sucesora de Saludcoop, que se encuentra en proceso de liquidación. Sin embargo, no hay ninguna alusión a la compleja situación de los 2.600 trabajadores,  o de los pacientes que quedaron a la deriva en medio de la corrupción y el fallido proceso de intervención.

Este último anuncio, el de la venta, no responde a la liquidación de una entidad inútil: Aquí se está cerrando un negocio que empezó con Palacino.

Y en el medio, se presentan desafortunadas situaciones como el congelamiento de los pagos a trabajadores. De los 2.600 afectados, hay 633 que no han recibido salario, ni una carta de despido, desde febrero de 2016. 1.700 fueron despedidos y un año después siguen sin liquidación.

Para los usuarios no es mejor la situación. A la fecha han sido cerradas 60 sedes de SaludCoop en todo el país; antes de la intervención SaludCoop practicaba 360.000 cirugías al año, hoy Cafesalud solo práctica 80.000 con la misma cantidad de usuarios. De igual forma, previo a la intervención SaludCoop daba 5.000.000 de citas con especialistas para los usuarios mientras, a la fecha,  Cafesalud solo da 1.000.000.

La responsabilidad tiene nombre propio en este caso. Tras 1 año de liquidación, Pedro Alfonso Mestre, encargado del proceso, no ejecutó una sola acción para provisionar los recursos para pagarle a los trabajadores, ni a los operadores. Por su parte, Guillermo Grosso Sandoval, con la concomitancia del Superintendente Nacional de Salud, Norman Julio Muñoz, permitieron el desvió de 1.2 billones de pesos de SaludCoop y de 800 mil millones de pesos de Cafesalud. Son ellos los responsables de la hecatombe en que se encuentran los trabajadores y usuarios de SaludCoop.

¿Cuál es la respuesta de las entidades competentes? La ciudadanía necesita conocer la verdad, que las responsabilidades sean asumidas y que el limbo para trabajadores y usuarios termine. De lo contrario, la ya grave crisis de la salud se profundizará hasta los niveles más graves, lo que en tiempos de paz significa un obstáculo mayúsculo.

Victor Javier Correa Vélez
Representante a la Cámara
Polo Democrático Alternativo

Deja un comentario