La falta de sinergia política será la estocada final a Savia Salud EPS

Para que Savia Salud supere, al menos el presente año, se requieren $95.000 millones de pesos. Para lograr dichos recursos se requiere que distintas instancias aúnen esfuerzos para lograr ese primer propósito. Sin embargo, los hechos recientes dejan entrever que no existe la sinergia necesaria para salvar a Savia Salud. De los tres accionistas de Savia Salud, sólo uno de ellos, el Municipio, aportará $5.000 millones de pesos; suma exigua si se le compara con el dinero que se requiere.

En este sentido, el Departamento, otro de los accionistas, ha brillado por sus tibias reacciones. En efecto, las intervenciones públicas y privadas del Gobernador sobre el futuro de Savia Salud, han estado entre el silencio y la duda. Pocas veces ha lanzado una voz de aliento para dar tranquilidad a los afiliados de Savia Salud EPS. Si bien es cierto que ha intentado llegar acuerdos con el Ministro Alejandro Gaviria, sus propuestas dejan vislumbrar que si el Gobierno Nacional no apoya financieramente a la entidad, no hay otra ruta que la liquidación de la entidad.

La sinergia entre la Gobernación Departamental y Municipal, frente al Gobierno Nacional está a mitad de camino y el compromiso de las partes, parece no ser suficiente, si es que de salvar a Savia Salud se trata. Conviene destacar que la gestión de la Gobernación Departamental y el Municipio han sido poco creativas, evidenciado que el Gobernador y el Alcalde no han logrado obtener los recursos necesarios para salvar uno de los logros sociales más importantes de la región. Como si fuera poco, el Gobierno Nacional además de reticente, ha incumplido los compromisos adquiridos.

Por ejemplo, en el Acuerdo llegado entre la Gobernación y el Ministerio el día 26 de junio del presente año, la Gobernación se limitó a asumir un compromiso de aportar $25.000 millones provenientes de excedentes de aportes patronales para aliviar parte de las deudas por tratamientos y servicios no incluidos en el Plan Obligatorio de Salud (no POS). Compromiso que por cierto, hace parte de sus obligaciones y no hacen parte de los $95.000 millones que hoy se requieren para salvar la entidad, al menos, por este año.

Sobre los $95.000 millones requeridos, es preocupante la actitud del Departamento, pues según se ha ventilado por parte de diferentes personas cercanas al área de la Salud de Antioquia, la Gobernación Departamental ha decidido que no aportará ningún recurso a esos $95.000 requeridos. Hay que recordar que desde el mismo momento en que el Gobernador asumió su cargo, tiene en su norte, la liquidación de la EPS. Lo más grave es que los derechos de los pacientes de los sectores más vulnerables están en riesgo si el Departamento no transfiere los recursos necesarios para garantizar la operación de la EPS que atiende más de 1.700.000 de personas afiliadas por medio del régimen subsidiado.

Ahora, aun cuando no parece que vaya a aportar dinero alguno para salvar éste año a la EPS antioqueña, el Gobernador invitó a la Nación para ser accionista de la EPS, por medio del BOCAS (Bonos Convertibles en Acciones). De esta forma el Gobierno Nacional se comprometió a que por medio de este mecanismo aportaría $50.000 mil millones de pesos, que sin embargo aún no llegan. De esta forma, puede advertirse también un desdén del Gobierno Nacional.

De acuerdo con lo anterior, sobre los 45.000 millones restantes, se ha dicho mucho pero concretado poco. Primero se dijo que serían pagados por medio de un dinero que aportaría el Municipio de Envigado ($20.000), el Hospital General ($20.000) y el Municipio de Medellín ($5.000). Está por verse que ello ocurra, pues el último pronunciamiento del Gobernador, el día 16 de noviembre, se dijo que se emitirían acciones para lograr la capitalización restante, es decir, se abrirá la puerta para que sea el capital privado quien ayude a solventar la crisis financiera de la entidad.

Finalmente, lo más llamativo de las actitudes del Gobernador y el Alcalde es que durante todo el año han sido prolijos y creativos en medidas de gestión de seguridad, pues el primero propuso que militares y policías activos ocupen los cargos de las vicealcaldes que planteó; también sugirió toque de queda para menores en el oriente Antioqueño; y como si fuera poco, pidió al Gobierno Nacional tomar medidas para reprimir el Paro camionero. Sobre el Alcalde, ya son conocidas sus decisiones en materia de militarización de barrios de Medellín y el poder que le otorgó a la Secretaría de Seguridad.

Los hombres versados en propuestas represivas de seguridad, parecen bastante tímidos para lanzar propuestas para garantizar la salud de las personas más vulnerables de nuestro territorio.

Como están las cosas, con la connivencia del Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, Luis Pérez y Federico Gutiérrez darán la estocada final a Savia Salud, pues si no realiza acciones serias para financiar la EPS, la Superintendencia de Salud intervendrá como siempre, no para garantizar el servicio, sino para liquidar. Aun cuando la liquidación tenga mayores costos sociales y financieros, como lo ha dicho la Alianza 14 más 1, pues se cerrarían hospitales y clínicas de alta complejidad y la atención de los usuarios estará en un limbo institucional; los líderes en salud tomarán el camino fácil, evaluar el problema desde una perspectiva exclusivamente financiera.

Como ya lo hizo con Saludcoop, el Gobierno Nacional luego mirará que hacer con los pacientes: como si fueran cosas, los pasarán de una columna de excel a otra, bajo el manto de una decisión técnica, como las que suele tomar el Ministro que sólo tiene en cuenta los criterios financieros para atender el derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud.

Víctor Javier Correa Vélez
Representante a la Cámara por Antioquia
Polo Democrático Alternativo

Deja un comentario