La realidad que se presenta para la juventud colombiana

Jhoan Sebastian Sandoval Quintero
jsebassandoval@gmail.com

SandovalLuego de ser creada la Comisión Accidental de Juventud en el Congreso de la República como ente asesor para este en temas de juventud, este martes 4 de noviembre cuando se encontraba programada la segunda reunión de la comisión solo llegaron 4 congresistas de los 27 designados, lo cual demuestra el menosprecio y la poca importancia dada a un tema que amerita la intervención  oportuna y una clara reflexión por parte de los legisladores.

Debido a esto la sesión fue levantada por la falta de cuórum decisorio y deliberatorio, siguen quedando en el aire puntos tan importantes como la adecuada implementación del estatuto de ciudadanía juvenil en el territorio colombiano como primera medida para el posicionamiento de las  y los jóvenes en la agenda pública,  ya que este comenzó a regir desde abril del 2013, dejando sin piso a las entidades territoriales -Departamentos, Distritos  y Municipios- debido a que, su aprobación fue posterior a la asentimiento de sus planes de desarrollo lo que produce un retraso sistemático en la consolidación de una agenda juvenil concertada acorde a lo expuesto en la Ley estatutaria.

Las estrategias implementadas para su dinamización no han pasado de entregar un librillo  de 83 páginas donde se encuentra el texto del Estatuto de Ciudadanía Juvenil, Ley Estatutaria 1622 del 2013, aun hoy no se conoce nada al respecto sobre la reglamentación de los diferentes capítulos a desarrollar del estatuto, puntos tales como la formulación de las Políticas Públicas Municipales de Juventud las cuales están sujetas a las elecciones de los Consejos Municipales de Juventud (CMJ), que en un error garrafal  cometido por las diferentes instancias  aprobatorias en la cual se unifica la elección en una fecha anterior a su aprobación.

La funcionalidad de las plataformas juveniles, el control en la creación de  las estructuras organizativas en los entes territoriales,  los cuales deben tener amplia capacidad para garantizar el goce efectivo de los derechos de las y los jóvenes, este punto es de vital importancia y el cual debe estar cofinanciado por el estado, y que estos recursos sean destinados a través del Sistema General de Participaciones con el fin de que sean invertidos y direccionados desde la instancia encargada de juventud, esto debido a que muchos municipios no cuentan con los recursos necesarios para poner en marcha el marco institucional para la garantía y el goce efectivo de los derechos  y el ejercicio pleno de su ciudadanía juvenil.

Deja un comentario