MinHacienda le incumple a la Salud.

Pese a la múltiple evidencia presentada durante los debates alrededor de los impuestos a las bebidas azucaradas, e incluso, pasando por encima las recomendaciones de la propia Organización Mundial de la Salud, acerca de cómo el aumento de impuestos sí tenía efectos desestimulantes en el consumo de este tipo de bebidas, en el mes de noviembre del 2016, en el marco de la discusión sobre la reforma tributaria, este que era uno de los pocos puntos favorables no fue aprobado gracias, entre otras razones, a la presión de las industrias del sector.
Sin embargo, y como fórmula paleativa, en el artículo 184 de la Ley 1819 de 2016, se determinó que un 0.5% del impuesto a la ventas se destinaría a solventar la crisis financiera en el régimen subsidiado. Se estimaba que se recaudarían para este fin alrededor de $1.3 billones de pesos, que junto con, aproximadamente $250 mil millones recaudados del consumo de tabaco y nuevos recursos de los impuestos sobre los licores ($130 mil millones de pesos aproximadamente) debían inyectarle una suma cercana a los $1.8 billones de pesos al régimen subsidiado. Estos recursos no eran de libre destinación. Por supuesto, la fórmula es paleativa porque el Sistema, solamente en recobros pasó de aproximadamente 1.200.000 en 2016 a a 1.700.00 para 2017, es decir, un incremento del 30%, lo que podría costarle al Ministerio alrededor de 3.2 billones de pesos.
La medida, aunque no era el escenario deseado, en todo caso prometía unos recursos que en estos momentos, son más que urgentes para el sector, especialmente si tenemos en cuenta que en medio del ya conocido “recorte” presupuestal, fórmula que se viene aplicando de tiempo atrás, la adición presupuestal para el Ministerio de Salud y Protección Social apenas alcanza los $900 mil millones de pesos, y 100 mil de aquellos están destinados al programa de vacunación, dejando por supuesto, muy débil al régimen subsidiado.
Así las cosas, y para cubrir el desbalance entre entre la adición presupuestal y el déficit del sector, el Ministro de Hacienda se había comprometido a destinar aquella parte de los recursos recaudados a través de la reforma tributaria según lo ordena la Ley. Sin embargo, el Ministerio solo reconoce 2 billones de pesos, lo que crea un déficit de 1.2 billones de pesos, sobre los que no existe claridad acerca de cómo se piensan cubrir. Este déficit está acarreando, en carta blanca, el quiebre de la IPS del subsidiado, y los consecuentes efectos como la negación de servicios y tratamientos a usuarios en todo el territorio nacional. El Ministerio de Hacienda ha hecho oídos sordos, desobedece la Ley y no ha tenido la voluntad política, colocando de forma deliberada en grave riesgo la sostenibilidad del régimen subsidiado.
Finalmente, nos hemos quedado con dos problemas muy graves para la salud de las y los colombianos. En primer lugar, los efectos adversos de las bebidas azucaradas, de fácil acceso porque no existen suficientes medidas, ni tributarias, ni preventivas, para desestimular su consumo. A cambio de no imponer tributos sobre estas bebidas, hubo promesas de destinar una parte de la recaudación de la reforma tributaria, que aunque no era suficiente, en algo ayudaba a solventar la crisis del Sistema, especialmente en lo referente al régimen subsidiado donde se alberga buena parte de la población más vulnerable del país. Sin embargo, las tareas exigidas por la Ley a cargo del Ministerio de Hacienda, no fueron cumplidas comprometiendo con ello, la salud de las y los colombianos.

Un pensamiento en “MinHacienda le incumple a la Salud.

  1. Buenas tardes Victor gracias por tu articulo. La pregunta es que instrumentos legales se pueden utilizar para que Minahacienda cumpla con lo estipulado en la ley???

Deja un comentario