No quieren entender, no vamos a entender… (Cabildo Abierto Impuesto Predial – Rionegro)

Por Isaac Buitrago
isaac@victorcorrea.com.co
@IsaacBQ511

cabildoYa van tres meses de este nuevo escenario, no puedo dar todavía una opinión clara sobre que tanto alcance puede brindar la posición en la que hoy me encuentro, no obstante el poder realizar el trabajo con diferentes personas y entornos a los que estaba acostumbrado, me ha llevado a entender que el rumbo por el cual están guiando este país no se compadece de la realidad de las personas, ni de sus costumbre, ni de su forma de planear sus vidas.

Los diferentes escenarios donde las personas nos han permitido ser parte de sus ejercicios de resistencia y construcción, me ha permitido ver cómo las “locomotoras” del gobierno nacional van destruyendo, a su antojo, a las comunidades. Pero hubo algo en especial que me ha marcado, la mirada perdida de un campesino, mientras la administración de Rionegro explicaba por qué el impuesto predial que está siendo aplicado tenía todo el sustento legal, por lo cual se tenía que dar aplicación al mismo, sin importar cómo el mismo afecta a los campesinos y los pone en la obligación de desplazarse de sus tierras o esperar que su territorio sea rematado por el Estado.

Mientras el funcionario se escudaba en su formación, en resoluciones, decretos, leyes y en la Constitución, la falta de entendimiento empezó a volverse indignación, unos puestos atrás otro campesino gritaba, dejando ver que él no había venido a un Cabildo Abierto a ver personas de traje explicándole que, sin importar si estaba o no de acuerdo, su forma de vida ya no era parte del destino económico que el PND había trazado para su casa.

Se terminó el Cabildo, ambos campesinos se levantaron de sus sillas, sus rostros todavía reflejaban las tristeza por haber encontrado que el “servidor público” no les ofreció alternativas sino que les dio peores pronósticos, ya que sin importar que tanto se movilicen las normas fiscales no tienen efectos retroactivos, con lo cual el gravamen hecho a sus tierras ya no tiene vuelco atrás. Sin embargo, ellos no lo quieren entender, no lo van a entender… y yo tampoco. No voy a entender hoy cómo la ley – esa letra muerta y etérea – que es una creación humana va agudizar las brechas de desigualdad existentes en nuestro país, porque si estas “locomotoras” siguen avanzando es posible que nos tengamos que preparar para un levantamiento civil, que no será reivindicando un cambio de modelo económico sino por el derecho a subsistir.

Vivo el ver como una frase se llena de contenido, porque “si la tiranía es ley, la revolución es orden”, tenemos que empoderarnos de los nuestro y empezar a exigir que el servidor público le sirva al público, hasta que eso no ocurra no vamos a entender y vamos a seguir en movilización, en resistencia y exigiendo una Nueva Política.

Deja un comentario