¿Por qué no escucho los chiflidos ni los gritos de auxilio?

Por: Isaac Buitrago
@IsaacBQ511

isaac-wayuuDe nuevo un titular de prensa da cuenta de la guerra, esa por la que pocos hacen lutos, esa que no genera escándalos ni chiflidos ni gritos de auxilio, pero antes de que se genere confusión aclaro que no estoy hablando de Venezuela, sigo hablando de Colombia, sigo hablando del silencio exterminio de los wayuu.

No veo las protestas por el niño wayuu que murió de desnutrición, porque la indignación nacional es selectiva, seguramente si por la lamentable muerte en combate de los 11 soldados se convocara una marcha las calles se inundarían, pero por el chico que murió por no tener un billete para acceder a un plato de comida nadie dice nada. Y el problema no es la indignación por los tristes hechos, lo indignante es que la muerte por desnutrición no sea tan importante como la muerte por una bala.

No veo a los furiosos congresistas que están en contra del proceso de paz pidiendo que hagamos la guerra contra el hambre, como sí los veo pidiendo que se agudicen las confrontaciones que solo dejan más muertos. No veo a las personas que les preocupa el desabastecimiento en Venezuela preocupados por la falta de agua de los Wayuu ¿a dónde se fueron esos chiflidos y los gritos de auxilio? Mucho menos aparece el presidente nacional a declarar un estado de emergencia social, como si lo hace cuando de salvar EPS se trata.

Todos lo sabemos aunque lo callamos, el problema está en el sistema de acumulación capitalista, pero claro cuando alguien lo dice es un anarco, comunista, ateo, desarreglado, terrorista, guerrillero, de izquierda y mechudo de la universidad pública. Pero esto solo se usa para ocultar lo verídico de la afirmación, es que mientras unas bodegas están llenas de comida hay muchas bocas vacías. Muchos han predicado el fin de la lucha de clases, tesis que se puede apoyar, no porque se hayan acabado los opresores sino porque estamos asistiendo al exterminio de los oprimidos.

Mientras no discutamos el modelo económico y lo que este trae consigo no podemos hablar de fin del conflicto social y político, podremos terminar el armado pero los fusiles no tienen en este momento a toda una comunidad prehispánica al riesgo del exterminio. Necesitamos Pan y Paz, como lo grito V.I. Lenin.

Deja un comentario