Reforma tributaria: entre la popularidad y la pertinencia

En las últimas semanas hemos presenciado cómo el lugar central que ocupaba en nuestra agenda ciudadana la materialización del Derecho Humano a la paz, ha sido ocupado sutilmente por la preocupación alrededor de la reforma tributaria presentada por el Ministro Cárdenas.

 

Del presentado texto surgen diversas cuestiones que deben ser analizadas con detenimiento; entre ellas, tal vez las más notorias: aumento del Impuesto de Valor Agregado del 16  al 19%, impuesto a las bebidas azucaradas, triplicación del impuesto a los cigarrillos, Monotributo a pequeños negocios, aumento en la población declarante, el denominado “impuesto verde” y pena privativa de la libertad para evasores desde 5 mil millones de pesos.

No obstante, el foco de la opinión pública ha pasado muy poco por la revisión de las justificaciones de la reforma, pues bien, siempre resulta más exitoso ante los ojos de nuestros electores rechazar medidas que impliquen una mayor tributación, no obstante, resulta imposible estar exigiendo unas intervenciones estatales de gran entidad en nuestros territorios, mientras alzamos la voz en contra de la financiación del Estado.

A este punto se preguntarán cómo salir de este difícil panorama, nos atrevemos a hacer algunas propuestas: alcanzar una mayor calidad tributaria, pero sin gravar el mínimo vital, es decir, respetando los principios de la tributación; elevar el recaudo a su nivel potencial, pero recordando que Colombia se ha declarado como Estado Social de Derecho y que esta declaración implica sumar esfuerzos para evitar las triquiñuelas de la clase alta del país en detrimento del bienestar del ciudadano de a pie; fortalecer la lucha contra la evasión y la ilusión, pero sin vulnerar derechos fundamentales como la libertad, fortaleciendo la administración tributaria y haciendo énfasis en  el recaudo efectivo a las personas jurídicas de derecho privado.

Las fórmulas propuestas se sintetizan en decir, que si bien es cierto que actualmente requerimos robustecer las finanzas del Estado, las propuestas que el Gobierno nos pone sobre la mesa, resultan regresivas y atentan contra la subsistencia del grueso de la población colombiana, estas razones nos llevan a proponer alternativas que iremos presentando en la Cámara de Representantes y que esperamos que cuenten con el respaldo de la población.

Deja un comentario